Por qué es importante apoyar los juicios contra los genocidas, por Enrique Fukman